¿Podemos evitar que los clientes se vayan a la competencia?