"apps buenas" y "apps malas": cómo diferenciarlas